Consejos para mejorar la memoria en la tercera edad

//Consejos para mejorar la memoria en la tercera edad
Consejos para mejorar la memoria en la tercera edad

Pensar que la pérdida de memoria era algo normal en el proceso de envejecimiento de las personas es algo muy frecuente, ¿verdad?, sin embargo, sabemos hoy en día que no es así. Y es que, hay multitud de estudios que demuestran que las personas mayores mantienen sus facultades.

Tenemos que saber que uno de los principales motivos por el que parece que cuesta más recordar las cosas en la edad adulta está relacionado con la reducción de la actividad mental que llega con la jubilación. Cuando nos jubilamos, desaparece el estrés laboral, las prisas y la vida se vuelve más tranquila y familiar, ya no tenemos que esforzarnos por cumplir unos objetivos o tener a tiempo un proyecto o tarea.

En este sentido, el cerebro se adapta a la nueva situación de tranquilidad y no necesitamos tanto tirar de la memoria, nos acomodamos por decirlo de algún modo y esto hace que nos cueste más ponerla en funcionamiento cuando sea preciso.

Sin embargo, basta con conservar la actividad para que la memoria se mantenga como estaba.

CÓMO REACTIVAR LA MEMORIA

Para ejercitar la memoria hay que realizar dos tipos de ejercicios, físicos y mentales, además de cuidar la alimentación. Esta es una recomendación que siempre nos hacen los expertos, avalados por estudios que demuestran cómo el ejercicio mejora las funciones cerebrales.

Así, por un lado, una buena circulación sanguínea es muy importante para que el cerebro cuente con los nutrientes y el aporte de oxígeno necesario. Sumado a ello, el ejercicio físico hace que liberemos ciertos neurotransmisores que mejoran el ánimo y rebajan el estrés, lo cual se nota también de manera positiva en la memoria.

Si tenemos en cuenta los ejercicios mentales, podemos optar por hacer juegos de memoria, como los crucigramas, sopas de letras o sudokus, una manera muy amena de ejercitar la mente.

Por ello, te animamos a hacer trabajar tu mente y cuerpo, cuidando tu alimentación, para evitar la pérdida de memoria.