Por qué es importante no perder la movilidad en la tercera edad

/, Salud/Por qué es importante no perder la movilidad en la tercera edad
Por qué es importante no perder la movilidad

Poco a poco vamos volviendo a la normalidad pero ha sido mucho tiempo el que las personas mayores han permanecido encerrados en casa sin apenas moverse. En este sentido, ir recuperando poco a poco esa movilidad es fundamental por muchas razones, entre ellas para reducir la morbimortalidad y aumentar la longevidad.

Y es que es necesario que las personas mayores conserven su movilidad, ya que les da autonomía y facilita su vida diaria, a la vez que retrasa la pérdida de capacidades físicas, cognitivas y funcionales.

No obstante, tienes que saber que la movilidad no sólo es básica en la tercera edad, sino durante la infancia, adolescencia y edad adulta. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud aconseja 180 minutos de ejercicio semanal de una intensidad moderada-severa, donde se haga un esfuerzo. Por ello, nuestros mayores deben adecuar el ejercicio a su situación física y mental y a sus capacidades funcionales, además de tener en cuenta sus enfermedades.

En este sentido, las personas mayores deben esforzarse por conservar la movilidad, porque si deja de moverse, la inactividad le lleva a una pérdida muscular. Así, si una persona se queda quieta en la cama, pierde entre 1-3% de masa muscular al día. Si esto sucede en personas mayores, se vuelven muy frágiles a cualquier agresión de cualquier tipo, aparte de presentar un mayor riesgo de torpeza, caídas, fracturas, así como menos resistencia a la enfermedad.

Además, el inmovilismo puede favorecer también la aparición de úlceras por presión, escaras, síndrome confusional, o incontinencias, por ejemplo. Otra cuestión importante es que el músculo es un órgano capaz de crecer siempre, incluso en los nonagenarios y permite una mejor coordinación del equilibrio y estabilidad para evitar las caídas, que es la primera consecuencia más inmediata de que una persona presenta una baja capacidad física.

3 consejos básicos para prevenir la pérdida de movilidad en personas mayores:

  • No dejar de moverse. La movilidad es fundamental, casi tanto como la medicación, por lo que hay que realizar ejercicio físico de forma regular, como andar a un cierto tiempo y a una determinada velocidad.
  • La movilidad permite muchos beneficios, como una mayor autonomía y alargar la vida, por lo que la concienciación es básica para evitar el sedentarismo y el empobrecimiento de la salud.
  • Realiza un ejercicio progresivo y adecuado y que esté supervisado por un especialista. Si medimos el esfuerzo físico y el tiempo y lo prolongamos cada día un poco más, podemos ver los beneficios rápidamente.