Skip to content

Expertos recomiendan comer vegetales para reforzar la vacuna del COVID-19

Expertos recomiendan comer vegetales para reforzar la vacuna del COVID-19

Es lo que recomiendan los investigadores, que sostienen que las vacunas contra el COVID-19 deberían reforzarse con una dieta basada en vegetales para reducir la morbilidad y la mortalidad relacionadas con la infección.

La prestigiosa revista «American Journal of Medicine» recoge que un programa de vacunación sólido salva vidas, es esencial e insuficiente, por lo que, además de las vacunas, los sanitarios deberían recomendar dietas basadas en plantas para mejorar la salud y disminuir la vulnerabilidad ante el COVID-19.

En dicha revista, los autores apuntan a un nuevo estudio realizado en 2021 con sanitarios de seis países, que reveló que los que seguían dietas principalmente basadas en vegetales tenían un 73% menos de probabilidades de desarrollar COVID-19 de moderada a grave, en comparación con los que seguían otras dietas.

Esto puede deberse al hecho de que “las dietas basadas en plantas se asocian con un peso corporal significativamente menor, un menor riesgo de hipertensión, niveles de lípidos plasmáticos más bajos y un menor riesgo de diabetes”, asegura Saray Stancic, directora de educación médica del Comité de Médicos para la Medicina Responsable sin fines de lucro y miembro de la facultad de la Escuela de Medicina de Rutgers New Jersey.

Además, señala que “una dieta vegana saludable puede beneficiar a un gran grupo de individuos que no responden adecuadamente a la vacunación y que, sin embargo, no tienen una condición de inmunosupresión clásica».

«A partir del 18 de noviembre de 2020, más del 60% de las hospitalizaciones de COVID-19 fueron atribuibles a la obesidad, la hipertensión, la diabetes o la insuficiencia cardíaca. Estamos sugiriendo, tal vez de forma sorprendente, que una parte clave, pero descuidada, de nuestra estrategia de inmunización debería ser apuntalar la salud cardiometabólica del paciente en la medida de lo posible».

Por ello, para mejorar la salud y disminuir la vulnerabilidad a la COVID-19 y otras enfermedades, los autores del estudio apuestan por tres estrategias claves:

  • Los médicos deben incentivar a los pacientes a mejorar las condiciones de salud, fomentando la adopción de hábitos dietéticos saludables, como la toma de verduras, frutas, granos enteros y legumbres, además de una dieta basada en plantas.
  • Los médicos deben remitir a los pacientes apropiados a los dietistas como una cuestión de urgencia médica, proporcionando información nutricional para que la pongan en práctica de inmediato.
  • Los hospitales deben proporcionar información sobre la buena nutrición a los pacientes, las familias, los visitantes y el personal, y aplicar el ejemplo ofreciendo esta dieta en el menú de los pacientes.

Entradas recientes

Categorías

Síguenos